Portada _BLOG DE BELLEZA

El tiempo vuela…


relojHay una cosa que siempre me ha llamado la atención en el mundo de la cosmética: El único producto infalible suele ser el último en salir al mercado.

Un buen día la mejor marca del mundo saca, fruto de muchos años de investigación (porque siempre es fruto de muchos años de investigación…) una nueva crema que contiene algún enzima de nombre extraño y un par de ingredientes con nombres que suenan “super científicos” y que conjugan términos como “apha”, “hidro” “ácido”, “molecular”, “enzima”, o cosas así.

Y la vida se vuelve maravillosa.
Supongamos que el nuevo producto en cuestión es un éxito.
Lo probamos y sólo podemos decir maravillas sobre él. Pero cuando todas nos lo hemos comprado, la marca decide sacar otro nuevo producto aún mejor que el anterior.

Es entonces cuando todas queremos el nuevo, y la vida vuelve a ser maravillosa y nos encanta al probarlo, etc…

Lo que yo no entiendo es qué pasa con el anterior. ¿Donde lo dejan al pobrecito?
Porque por mucho que la firma tenga los mejores ejecutivos comerciales, no creo que acierten siempre con el número de unidades vendidas. ¿Qué hacen con el stock? Porque no olvidemos que el producto en cuestión era maravilloso y funcionaba requetebien.

Poco a poco voy descubriendo algunas respuestas.
Todos sabéis que la mayoría de las firmas tienen una especie de outlet donde amigos y familiares pueden comprar productos de otras temporadas a precios buenísimos.
No hay blogger que se precie, que no tenga (o sueñe con tener) la famosa tarjeta del grupo Estee Lauder para ir a sus oficinas de Madrid a comprar con más de un 40% de descuento (aprovecho para deciros que la mía quedó inactiva hace unos años, así que si alguien puede conseguírmela me haría un gran favor).

outlet-tags

Pero ahora están surgiendo otro tipo de outlets de cosmética que ofrecen productos de otras temporadas con muchísimo descuento.

Son las webs de ventas privadas que venden productos actuales o de temporadas pasadas y cada vez incorporan más cosméticos.Así que ya sabemos donde encontrar esos maravillosos productos destronados por sus hermanos pequeños y a precios estupendos, cosa importante en los tiempos que corren.

4 COMENTARIOS

  1. Maituins,
    Yo no me fío de lo que pone en los envases demasiado.
    Por ejemplo, si es una crema para la cara, pues si es del año pasado la aplico con cuidado.
    Si es un corrector o un maquillaje y ves que sale más líquido que cremoso, mejor dejarlo.
    Pero yo utilizo sombras, colorete, polvos de sol, bases, lápices y un montón de mascaras de pestañas de otros años.
    Y cremas igual. Me fío más de lo que veo que de la fecha que pone en el envase.

    ¿tu la miras?

  2. Yo soy blogger y nunca he tenido la tarjeta de Estée lauder para acceder a los descuentos, snif snif. La verdad es que no sé cómo se consigue pero me encantaría tenerla.

  3. Hola, yo estuve el viernes y la verdad es que merece la pena.
    Me olvidé de preguntar como conseguirla, alguien lo sabe?
    Creo que es sólo para empleados…

Deja un comentario: