Lavarse el pelo

Lavarse el pelo es algo sencillo.
Todos lo hacemos según nuestros gustos o costumbres y, sin embargo, un lavado correcto y siguiendo tres o cuatro consejos pueden hacer que el resultado sea infinitamente mejor.

* Por ejemplo, ¿a qué temperatura es mejor lavar el pelo?
Yo pensaba que esto dependía de los gustos de cada uno. Personalmente opto por agua tibia en la ducha y por agua helada cuando estoy en la peluquería y el agua fría no me va a caer por la espalda…
Pues parece que lo hago bien cuando lo lavo con agua tibia.
Por lo visto, el agua fría no consigue eliminar todos los residuos y el agua demasiado caliente provoca un extra de sebo en el cabello.
Aclaro: un último aclarado con agua fría es bueno, de cualquier forma, para dar brillo al pelo.

* Respecto la cantidad de champú a utilizar, yo soy de las que prefiere mucha, muchísima espuma en el pelo… y no.
Cuanto más champú utilices, más complicado será eliminarlo y más fácil será que aparezcan residuos.
Si es demasiado poco, no conseguiremos limpiarlo bien.

* Antes de enjabonar, deberemos tener el pelo mojado en su totalidad.

* Al aplicar el jabón lo ideal es aprovechar para dar un masaje con la yema de los dedos que active la circulación del cuero cabelludo.

* Utilizar siempre champú adecuado para cada tipo de cabello (seco, graso, teñido…) y para uso diario si es que lo lavamos todos los días.

¿Conocéis algún truco más?

Sígueme en Google + : <a href="https://plus.google.com/106910086185177409307?rel=author">SusanaGarciaBlogger</a>