Portada Cosmética Low Cost

Pestañas escandalosas


Scandaleyes, es el juego de palabras que da nombre al último lanzamiento de Rimmel London.

Se trata, una vez más de una máscara de pestañas con un packaging XXL y un color naranja que invita a romper con el frío y el aburrimiento.

Georgia May Jagger para Rimmel London

La imagen de la campaña es nada menos que Georgia May Jagger, una de las hijas de Mick Jagger y Jerry Hall, y la niña, con esos genes, pues lo tiene todo hecho, para qué nos vamos a engañar.

Con la belleza de mamá Hall y la frescura (y esperemos que la mente) de papá Jagger, Georgia desprende frescura, modernidad y promete romper moldes. Mi más sincera enhorabuena a Rimmel London por esta elección, porque cumple con lo que quiere transmitir la campaña de Scandal ´Eyes.

Pero volvamos al producto.
Se trata de una máscara de pestañas low cost que cumple lo que promete: dar volumen y espesor a las pestañas.

No la curva ni las alarga, pero sí da volumen y además el cepillo (también tamaño gigante) hace que la aplicación sea muy fácil y agradable, sobre todo por su suavidad.

Además, contiene 3 veces más colágeno y queratina para fortalecer las pestañas, que nunca está de más.

Me recuerda mucho a la máscara The Max Curva también de Rimmel London aunque en este caso, no las curva y aporta mucho más volumen.

El precio son 6,99 euros.

Os dejo con el vídeo de la campaña, que seguramente habréis visto ya en televisión:


7 COMENTARIOS

  1. Pues tiene buena pinta y sobre todo el precio porque la mayoria de las que hay en el mercado no bajan de los 14 € un besito

  2. muy buena pinta, tengo ganas de probarla aunque tengo abiertas 3 máscaras de pestañas y quiero terminalos antes que sino se secan!

  3. creo q esta sera la proxima mascara de pestañas q compre, me gusta que tenga 3 veces más colágeno y queratina para fortalecer las pestañas
    y el precio esta fenomenal

  4. Que buen precio tiene, pero de momento tengo que usar la que he comprado hace poco de Benefit.

  5. Yo la compré en Mercadona porque se me había gastado la que tenía (una de deliplus que me iba estupendamente, de las que estaban antes de las del cepillito de silicona), y ésta costaba 4 euros y poco. Un desastre: el goupillón es tan sumamente grande que me mancha tanto el párpado superior como el inferior, sale demasiado impregnado de producto por lo que tengo que andar como escurriéndolo, con el paso de las horas el producto se cae y tengo las ojeras llenitas de pegotillos negros… La estoy gastando con el goupillón de la máscara de deliplus que os comenté al principio pero en cuanto se me acabe, me busco otra porque desde luego ésta no volveré a comprarla.

Deja un comentario: