Salvada por los pelos...

Hoy os quiero hablar de un producto que por sorpresa ha pasado a estar en los primeros puestos de la lista de mis productos imprescindibles.

Me ha costado mucho probar para comprobar su eficacia, y desde luego ha pasado el exámen con nota.

Se trata de un champú que se aplica en seco y que os puede sacar de más de un apuro.

La primera vez que escuché algo sobre los champús que se aplican en seco fue cuando preparaba la maleta para dar a luz. En algún foro leí que recomendaban aplicar uno de estos champús para estar algo más presentable durante la estancia en el hospital si por algún motivo no podías lavarte el pelo de la forma habitual.

Desde entonces he leído sobre varias marcas que han lanzado este tipo de productos pero desde hace unos meses escuchaba maravillas de uno en concreto: GLISS Dry Shampoo de Schwarzkopf.

Champu en seco

No creo que se pueda hablar de este tipo de producto sin probarlo, porque me parece fundamental ver si funciona y cómo lo hace.

Así que me propuse un reto a mi misma: aguantar varios días sin lavarme el pelo para comprobar si, de verdad, merecía la pena el producto.

He aguantado dos días sin lavarme el pelo aplicándome productos de acabado (aceites y laca) y el tercer día he probado el champú en seco.

GLISS Dry Shampoo es un champú en seco y, como su nombre indica, no requiere aclarado. Se aplica  de forma muy fácil:

1) Agitar bien el producto antes de cada uso y entre vaporizaciones.

2) Colocar una toalla sobre los hombros y vaporizar el producto a 20 cm del cabello. Dejar actuar unos segundos. Verás que el pelo queda impregnado de producto con un tono grisáceo

3) Elimina el producto con el cepillo (se retira muy fácilmente), y si quieres, puedes darle un toque de secador para que quede mejor aún.

 

El resultado es realmente espectacular. El producto absorbe la grasa y el pelo queda limpio y con brillo.

Además, deja un acabado como si te aplicaras laca, pero sin la fragancia de la laca. Otra cosa que he conseguido sin saberlo es muchísimo volumen en el pelo tras aplicar el producto.

El precio de GLISS Dry Shampoo de Schwarzkopf es de 4,49 euros, así que creo que compensa muchísimo tener un bote en casa o en la oficina para alargar el tiempo entre lavados o simplemente utilizarlo cuando tienes alguna emergencia y no te da tiempo a lavarlo. También me parece ideal para viajes.

Yo desde luego, ya tengo dos botes, uno en casa y otro en la oficina.

 

 

 

Sígueme en Google + : <a href="https://plus.google.com/106910086185177409307?rel=author">SusanaGarciaBlogger</a>