Lavarte el pelo al revés ¿tiene beneficios realmente?

Mojar. Aplicar champú. Aplicar acondicionador o mascarilla. Quitar la humedad. Aplicar aceite. Protector. Secar.

Cada vez añadimos más pasos a nuestra rutina capilar diaria, pero ahora que nos hemos acostumbrado, comienzan a surgir movimientos que nos invitan a cambiar el orden de estos pasos.

Lavar el pelo al revés Reverse Hair washing

Después de la fiebre del no poo que consiste en lavarse el pelo sin champú (ya que culpa a los productos químicos de estropear la salud del pelo) llega ahora la fiebre de lavarse el pelo al revés (Reverse Har Washing) y hay quien asegura que los resultados son espectaculares.

La idea es aplicar primero el aceite (este paso nos lo podemos  saltar), después el acondicionador y después el champú.

Surge de una bloguera que necesita lavarse el pelo a diario, pero nota que se le engrasa mucho con el acondicionador. No puede dejar de utilizarlo porque su pelo, sobre todo las puntas, queda seco, encrespado y  enredado.

¿En qué consiste?

Paso 1: Acondicionador

Después de mojar el pelo en la ducha, aplica el acondicionador y peina desenredando el pelo. Deja el acondicionador actúe 5 minutos.

Paso 2: Champú

Cuando notes que el pelo está hidratado, enjuaga y aplica un poco de champú suave.

Las chicas de Bobbyglam defensoras de esta técnica, aseguran que funciona de maravilla en pelo fino.

Si tenéis el pero más grueso, seco o estropeado, es mejor que sigáis en ritual de toda la vida: champú y después acondicionador.

¿Qué os parece? ¿Algo nuevo que probar u otra moda pasajera?

Sígueme en Google + : <a href="https://plus.google.com/106910086185177409307?rel=author">SusanaGarciaBlogger</a>