Hoy toca una de mimos caseros...

Hoy necesito muchos mimos… Sí, ya sé que tú también. Hoy es lunes, parece que el verano va llegando a su fin y la jornada laboral empieza a normalizarse …

Es que hoy, estoy malita.

Soy de las que soporta bastante bien el dolor. Creo que dar a luz a un niño de 4,100 kgs sin epidural hizo que mi umbral del dolor se quedara en cotas bastante altas, y a convivo casi a diario con dolores de mandíbula. Sin embargo, tres días con las muelas del juicio dando guerra me están dejando sin fuerzas.

Así que hoy, después de arrasar en el supermercado con todos los productos líquidos (sopas, purés, zumos, yogures) he decidido darme un poco de mimos.

Hace tiempo que probé un producto de esos que prometen convertir tu casa en un spa de la marca Qiriness y hoy lo he rescatado, por puro placer, por darme un capricho.

Son las pastillas efervescentes para la cara: Sauna Visage.

Qiriness Sauna Visage

El modo de empleo es muy simple:

Disuelves la pastilla en un litro de agua hirviendo y colocas la cabeza, cubierta con una toalla, durante 5 minutos.

Se trata de un cóctel de plantas aromáticas (eucalipto, cedro de virginia, tomillo rojo, romero de Túnez, lavanda, madera de Sándalo…) para limpiar, purificar y relajar la piel.

El resultado es una piel limpísima y una relajación (que es lo que necesito hoy) casi absoluta.

La caja de 10 pastillas cuesta 23 euros y se puede comprar en perfumerías Marionnaud.

 

Sígueme en Google + : <a href="https://plus.google.com/106910086185177409307?rel=author">SusanaGarciaBlogger</a>