¿En qué quedamos?

Este mundo nunca dejará de sosprenderme.

En la era del «todo vale» y de reclamar el derecho a «todo», me sorprende que la reciente cirugía de Uma Thurman sea noticia.

uma-thurman-cirugia

A mi, al igual que hiciera mi querida Bridget Jones hace unos meses, Uma apareció completamente irreconocible en su última aparición.
Vamos a dejar de lado que la cirugía de Uma sea reciente y parte de la desfiguración sea debida únicamente a la hinchazón típica de los días siguientes a este tipo de intervenciones.

Uma Thurman se opera y todos nos escandalizamos. Nosotros que somos tan tolerantes. Nosotros que criticamos las arrugas, que decimos que «fulanita» está mayor o que a la famosa de turno le sobran «unos kilitos»…
¿Y nos sorprende que las actrices pasen por quirófano para intentar seguir en el candelero?

No me gusta nada la cara de Uma Thurman y no os digo la de Renée Zellweger, cuya carita dulce me parecía de lo mejor de Hollywood… pero me da exactamente igual que se opere o no. No creo que deba ser objeto de crítica… sino de lástima si no nos gusta el resultado, diría yo.

Mientras escribo estas lineas llega a mis manos las última entrevista que Kate Winslet ha concedido a Vanity Fair.

kate-winslet

El titular no puede ser más claro: No le preocupa lo más mínimo perder los kilos que ha cogido en su último embarazo.

Al contrario, Kate es conocida por criticar los dictados de la imagen y le sorprende que cuando nazca un bebé, nos fijemos siempre en la rápida o lenta recuperación del peso ideal de su madre.

kate-winslet-peso

La vida es demasiado corta para perder el tiempo con cosas así. Quiero estar sana, cuerda y bien alimentada.

Y ello no tiene nada que ver con defender un peso saludable, lo único que pide Kate es cordura y no buscar cánones de belleza imposibles.

Cada vez me gustas más Kate…