Portada Maquillaje - Ojos Cejas

The Lab Room


Llueve, qué digo llueve, diluvia.
Madrid parece inmersa en una rueda que gira cada vez más rápido.
Los coches se apelotonan en las cercanías de los semáforos y los peatones corren despavoridos como si la lluvia no les fuera a seguir allá donde vayan.

Los zapatos mojados y la, más que evidente, falta de pericia con los paraguas, ponen de manifiesto que esta ciudad está más acostumbrada a los años de sequía que a tanta lluvia.

Ojalá existiera un lugar donde refugiarse de todo esto…
Ojalá existiera un lugar donde dejar atrás tanto frío, tanta prisa, tanta lluvia…

Sí, ese lugar existe. Madrid esconde un tesoro en la calle Campoamor número 6: The Lab Room

Un precioso escaparate anuncia que cruzar su puerta es entrar en un paraíso de paz, belleza y mimos.
La tienda que precede al salón de belleza te inivita a quedarte, a probar cada uno de los productos que adornan sus vitrinas.

De repente el reloj se para.
Quiero un masaje relajante, quiero un remanso paz en mi mente, un delicioso relax…
Quiero aromaterapia, aceites esenciales, velas, mi propia fragancia…
Quiero que me pongan guapa, me maquillen, me peinen, me diseñen las cejas, hidraten mi piel…
Y todo en un mismo lugar, en un maravilloso trocito de cielo que te protege de todo lo demás.

Si además quieres spa, ducha de aromas, jacuzzi, hidromasaje… no tienes más que pedirlo.
The Lab Room tiene todos estos servicios muy cerca, en su establecimiento del Hotel Miguel Ángel.

La artífice de todo esto es Mónica Ceño. Una licenciada en Historia de arte que después de pasar por el MOMA o el Guggenheim de Nueva York, abrió The Lab Room hace 10 años en la calle Velázquez.
Nada más llegar, triunfó. Yo estuve allí en 2001 y ya se veía que llegaría lejos.

Según leo en el blog Miss Cremas, Mónica es una de esas personas que posee poderes para multiplicar las horas del día, para hacer mil cosas a la vez y siempre con una sonrisa que lo hace parecer fácil.

Sólo así se explica que sea capaz de atender a una periodista mientras se viste para su boda, o sea capaz de escribir un libro en tan solo diez días estando embarazada de ocho meses y con un niño de dos años…

Sólo así se consigue sacar a la luz la propia linea de belleza: The Lab Room Beauty Collection, con productos como el bálsamo de caléndula para cejas que ha dado la vuelta al mundo, o el famosísimo lápiz de cejas que Mónica describe como el definitivo, tras probar más de 700 en su laboratorio.

Así, y sólo así, se consigue crear en pleno corazón de Madrid este paraíso de paz, calma, mimos y belleza.

The Lab Room además pone a nuestro alcance los productos y tratamientos que sólo están disponibles fuera de España. Es el caso por ejemplo, de la gama de autobronceadores St. Tropez del que volveré a hablar muy pronto pues ha sido mi última adquisición (junto con el lápiz de cejas) en la tienda de la calle Campoamor.

Sólo me queda recomendaros una visita a este “trocito de cielo” en el corazón de la ciudad y sucumbir a sus placeres y mimos, y por supuesto, desearle todo lo mejor a Mónica, con quien tengo el honor de contar como lectora de este blog y que sin duda seguirá dando que hablar en el universo de la belleza dentro y fuera de España.

También te puede interesar

8 COMENTARIOS

  1. Fui al Famoso Lab Room para hacerme un “diseño de Cejas” pues resulta que, ademas de ser super doloroso por la tecnica de la pinza, me dejaron toda la piel marcada y me las dejaron muy mal, todavian habian pelos y ademas disparejas, La verdad me parece un timo que te cobren 30 € por ese supuesto “Diseño”, No lo recomiendo en lo absoluto.

  2. Oups..!! la verdad que buscaba algun lugar donde hacen diseño de cejas…the labroom era una opciòn pero…al leer la experiencia de Maria..me entran dudas..
    Hace nada contactè con el famoso diseñador de cejas JAVIER MONTENEGRO, aunque si cobra tambien 30 eur la primera vez y 15eur para retocar cada 20 dias mas o menos..pero parece que vale la pena..;) que lastima que lo pille de vacaciones..

  3. Quisiera dejar mi experiencia en Lab Room. Fui a hacerme ese diseño de cejas tan magnifico que publicitais en la web en Lagasca. Que decepción. Primero, no hubo tal diseño, exclusivamente me limpiaron lo que es el arco de las cejas. No hubo aceite especial. Ni otro gesto que se pueda intuir como diseño o profesionalidad. Tardo 10 minutos y ya digo mucho. El encargado del supuesto diseño no hacia mas que resoplar y ademas con un olor a tabaco que sinceramente era desagradable. Eso si, pague lo que dice la web 30€. Cuando baje a la calle y me mire con un espejito me di cuenta de mi decepción. Subi de nuevo las escaleras Y le dije que si no le importaba quitarme unos pelitos que todavía quedaban en el arco. Alucinante! !!!!! Es esto lo que ofrecéis en Lab Room?? Lo del diseño es ficción.

  4. Efectivamente la semana pasada fui emocionadísima a realizarme el Diseño de Cejas del que tanto presumen y salí absolutamente impactada.
    Entré, me mandaron sentarme en un sillón y sin mediar palabra, un chico empezó a quitarme un par de pelos de las cejas y en 7 minutos estaba fuera del salón, eso sí, previo paso por caja para abonar los 30 eurazos.
    En definitiva, la peor experiencia que nunca he tenido. Alguien debería pararle los pies a este gente para que no engañen a nadie más. Porque las quejas online que se pueden encontrar son muchísimas y todas en el mismo sentido.
    Periodistas, infórmense antes de hacer recomendación alguna.
    Gracias.

  5. no puedo opinar porque todavía no he pisado ese lugar. Bueno, sí, pero no para hacerme ningún tratamiento de belleza sino para recoger un calcetín caído cuando tendía la ropa ya que vivo unos pisos encima y ellos tienen acceso a uno de los patios de la Comunidad. Son muy simpáticos, sobre todo el encargado. Y Mónica también es bastante agradable. Tenía intención de hacerme ahí la manicura, pero después de los comentarios que he leído… no sé. Me lo pensaré.

  6. Yo la verdad que nunca me he hecho las cejas (sobre todo porque recomiendan no tocártelas en bastante tiempo y soy incapaz de retocarmelas en tanto tiempo) pero si me he hecho varios tratamientos y he salido muy contenta. Tengo experiencia en otros sitios y The Lab Room, aunque no me parece barato, considero que el dinero está bien invertido. Probad el masaje de pies, la pedicura The Lab Room, el exfoliante corporal, y cualquier masaje relajante. Para mi es de mis primeras opciones para hacerme masajes y es de los pocos sitios en los que me he quedado completamente frita mientras me hacian el tratamiento. Vamos que el relax es tá garantizado!

  7. Menuda tomadura de pelo. Yo llegué, me sentaron en una silla sin ni siquiera ofrecerme dejar mi chaqueta en un perchero. Llevaba conmigo mi portatil también, que no es de los ligeros precisamente y me depilaron las cejas con el encima de las rodillas! El bolso lo tuve que dejar en el suelo al lado de la silla y a nadie se le ocurrió decirme que lo dejase encima de algun sitio, un silloncito aunque fuese. Un chico vino, Fabian creo que se llamaba, se acercó a las cejas, ni me preguntó si quiera cómo me gustaban las cejas, si finas, gruesas, etc., y se puso a quitarme 4 pelos con las pinzas. Ya está. No habló. Tardó 5 minutos máximo y me dejó un montón de pelos que vi cuando salí a la calle. Eso si, 30 eurazos. Este articulo no se de donde lo habréis sacado.

  8. Ana,
    la verdad es que mi experiencia fue muy buena, aunque del post hace más de 2 años.
    Te agradezco que compartas la opinión, así todas podemos beneficiarnos de tu experiencia.
    gracias de verdad!
    Susana

Deja un comentario: